El SSD no aparece en una computadora con Windows: Cómo solucionarlo

Avatar photo
Aprobado por
124

ssd no reconocidoCon el auge de las unidades de estado sólido (SSD) y sus ventajas de rendimiento sobre los discos duros tradicionales (HDD), hay pocas razones para que el consumidor medio se preocupe por hacer el cambio. Sin embargo, las unidades de estado sólido no están exentas de problemas y puede que desafortunadamente encuentres un problema donde la unidad deje de aparecer por completo.

Este problema puede afectar a cualquier unidad de estado sólido, ya sea completamente nueva o esté cerca de su fin de vida útil. Afortunadamente, hay formas de solucionarlo. Sigue leyendo para aprender qué debes hacer si tu SSD no aparece.

¿Por qué mi SSD no aparece en Windows?

Hay muchas razones por las cuales tu unidad SSD puede no estar apareciendo, y determinar qué está causando tu problema puede ayudar a encontrar una solución. Aquí están las razones más comunes por las cuales una SSD deja de aparecer.






Problema Descripción
💥 Corrupción física Si tu SSD dejó de aparecer después de un incidente físico, podría ser una corrupción física lo que impide que aparezca. Típicamente, si la unidad ya no es leída, la única manera de recuperarse de esto es usando un servicio profesional de recuperación de datos.
🔻 Unidad no inicializada Si el disco no está inicializado, resultará en que Windows no detecte la SSD. Inicializarla la prepara con una tabla de particiones para que puedas crear particiones y formatearlas con sistemas de archivos para almacenar datos.
🔠 Sin letra de unidad Windows asigna una letra a cada dispositivo de almacenamiento conectado. Por lo tanto, hay una posibilidad de que no muestre la SSD si no se ha asignado una letra de unidad.
🔧 Controladores desactualizados o dañados Los controladores permiten la comunicación entre tu hardware y el sistema operativo. Si tu SSD no aparece, podría deberse a controladores desactualizados o corruptos que ya no son funcionales.
🖥 Configuración incorrecta del BIOS Para unidades recién conectadas, Windows puede no encontrar el nuevo SSD en tu PC porque tu BIOS no tiene la configuración correcta. Por ejemplo, el puerto SATA al que te estás conectando puede no estar habilitado.
🗄 Sistema de archivos no compatible El sistema de archivos que utilizas es importante. Aunque tu SSD pueda admitir sistemas de archivos de Windows, macOS y Linux, tu sistema operativo no lo hace. Por ejemplo, un Sandisk SSD Plus formateado con APFS no será legible por una computadora con Windows.

¿Es posible recuperar datos de un SSD que no aparece?


En algunos casos, es posible recuperar datos si tu PC no reconoce el SSD. Para hacerlo, tu SSD debe estar visible en la Administración de discos y mostrar el tamaño correcto. Si se cumplen estas condiciones, puedes recuperar los datos tú mismo con la ayuda de Disk Drill Data Recovery, una herramienta que puede restaurar rápidamente y con facilidad los datos de tu SSD.

Si tu SSD tiene TRIM activado, debes actuar rápidamente antes de que TRIM tenga la oportunidad de borrar tus datos.

  1. Descarga e instala Disk Drill en una unidad saludable.
  2. Selecciona tu SSD y haz clic en Buscar datos perdidos.Escaneando el SSD en busca de datos perdidos.
  3. Haz clic en Revisar elementos encontrados. O, haz clic en Recuperar todo para restaurar de inmediato todo lo que Disk Drill encontró.Revisando los elementos perdidos del SSD en Disk Drill.
  4. Marca los archivos que quieres recuperar del SSD. Utiliza las opciones de filtro para organizar los resultados y el panel de vista previa para ver lo que estás recuperando. Haz clic en Recuperar cuando estés listo para restaurar los archivos.Recuperando archivos del SSD con Disk Drill.
  5. Elige una ubicación de recuperación apropiada y haz clic en Siguiente para completar la recuperación con Disk Drill.Finalizando la recuperación del SSD.


Disk Drill trabaja con prácticamente cualquier marca, soportando recuperación de SSD SanDisk, Crucial, Western Digital y Samsung, por nombrar algunos. Ahora que tus datos están recuperados, veamos cómo arreglar el SSD.

Cómo arreglar un SSD que no aparece en el Explorador de archivos

Hemos cubierto varios métodos que puedes utilizar para restaurar la funcionalidad de tu SSD. Asegúrate de seguir cada uno de ellos metódicamente para no pasar nada por alto.

Método 1:Inicializar

Una razón común por la cual tu SSD no aparece en Windows es que no ha sido inicializado. Este suele ser el caso al tratar de hacer que Windows reconozca un nuevo SSD. Antes de que un disco pueda ser particionado y configurado con un sistema de archivos, necesita ser inicializado para que pueda crearse una tabla de particiones. Así es como se inicializa un SSD.

  1. Haz clic derecho en Inicio y haz clic en Administración de discos.Abriendo Administración de discos en Windows 10.
  2. Haz clic derecho en el disco no inicializado y haz clic en Inicializar disco.Inicializando el disco en Administración de discos.

Método 2:Asignar Letra de Unidad

Las letras de unidad eran un medio de navegación de volúmenes en los primeros días de MS-DOS. Aunque no son necesarias ahora, Windows las mantiene por motivos de compatibilidad con versiones anteriores. Dicho esto, siempre es bueno asegurarse de que se asigne una letra de unidad a tus unidades de estado sólido conectadas. En algunos casos, un SSD que no aparece en el Explorador de archivos puede deberse a que le falta una letra de unidad.

Así es cómo puedes asignar una letra de unidad a un SSD:

  1. Haz clic derecho en Inicio y haz clic en Administración de discos.Abriendo Administración de discos en Windows 10.
  2. Haz clic derecho en el volumen de tu SSD y haz clic en Cambiar la letra de la unidad y las rutas.Optando por cambiar la letra de la unidad del volumen del SSD.
  3. Haz clic en Agregar. Si deseas cambiar tu letra de unidad existente, haz clic en Cambiar.Cambiando la letra de unidad existente.
  4. Elige una letra de unidad y haz clic en OK. Haz clic de nuevo en OK si es necesario.Eligiendo una letra de unidad de la lista.

Método 3:Actualizar o Reinstalar los Controladores

Los controladores juegan un papel clave en la comunicación entre tu SSD y el resto de tu computadora. Cuando una unidad de estado sólido no es reconocida, podría deberse a controladores obsoletos o dañados. Mantener tus controladores actualizados es importante para que tu SSD tenga las correcciones más recientes para problemas conocidos.

Así es cómo puedes actualizar o reinstalar tus controladores si un SSD interno o externo no aparece:

  1. Haz clic derecho en Inicio y haz clic en Administrador de dispositivos.Abriendo el Administrador de dispositivos en Windows 10.
  2. Expande Unidades de disco y accede a las Propiedades de tu SSD.Verificando las propiedades de la unidad de estado sólido en el Administrador de dispositivos.
  3. Vete a la pestaña Controlador y haz clic en Actualizar controlador.Actualizando los controladores.
  4. Haz clic en Buscar automáticamente controladores. Si tienes controladores para instalar manualmente, haz clic en Examinar el equipo para buscar controladores. Si no se encuentran controladores actualizados, pasa al siguiente paso.Buscando controladores actualizados en línea.
  5. Haz clic en Desinstalar dispositivo.Desinstalando los controladores.
  6. Desconecta y vuelve a conectar tu SSD para forzar la reinstalación de los controladores. Si es un SSD interno, simplemente reinicia tu computadora.

Método 4:CheckDisk

Si tu SSD conectado no aparece, puedes ejecutar CheckDisk para reparar cualquier problema relacionado con la unidad que esté enfrentando. El escaneo predeterminado de CheckDisk simplemente escanea tu SSD en busca de errores y te los informa. Sin embargo, puedes incluir parámetros para que también intente arreglar cualquier problema que encuentre, incluyendo sectores dañados.

Así es como se ejecuta CheckDisk para solucionar problemas con tu SSD:

  1. Haz clic derecho en Inicio y haz clic en Windows PowerShell (Administrador). En Windows 11, será Terminal (Administrador).Abriendo Windows PowerShell.
  2. Escribe chkdsk *: /r. Reemplaza * con la letra de unidad asignada a tu SSD. Presiona Enter y CheckDisk comenzará a escanear y corregir cualquier error que encuentre.Ejecutando CheckDisk en PowerShell.

Método 5:Solucionador de Problemas de Windows

Hay un conjunto completo de solucionadores de problemas incluidos con Windows. Aunque a menudo se pasan por alto en favor de soluciones más personalizadas, es aconsejable al menos intentar utilizar un solucionador de problemas si tu SSD no es detectado, ya que son una buena manera de solucionar rápidamente una amplia gama de problemas sin mucho esfuerzo. Hoy vamos a utilizar el solucionador de problemas de Hardware y Dispositivos.

  1. Haz clic derecho en Inicio y haz clic en Windows PowerShell (Administrador). En Windows 11, será Terminal (Administrador).Abriendo Windows PowerShell.
  2. Escribe msdt.exe -id DeviceDiagnostic y presiona Enter.Abriendo el solucionador de problemas utilizando PowerShell.
  3. Haz clic en Siguiente para iniciar el escaneo y sigue las instrucciones en pantalla para aplicar cualquier solución que encuentre.Iniciando el solucionador de problemas.

Método 6:Formatear SSD

Formatear tu SSD es una solución antigua pero confiable para varios problemas que impiden que aparezca en tu computadora. Al formatear un SSD (más precisamente, sus volúmenes) estás eliminando todos los datos actuales en él y dándole un nuevo sistema de archivos, listo para almacenar datos de nuevo.

Incluso si aún no has realizado la recuperación de datos, todavía puedes recuperar datos de unidades después de un formateo rápido.

  1. Haz clic derecho en Inicio y haz clic en Gestión de discos.Abriendo la Gestión de discos en Windows 10.
  2. Haz clic derecho en la unidad de tu SSD con problemas y haz clic en Formatear.Formateando el volumen de la unidad de estado sólido.
  3. Asegúrate de que la opción Realizar un formato rápido esté marcada y haz clic en Aceptar.Eligiendo formatear el volumen de la unidad de estado sólido.
  4. Haz clic en Aceptar de nuevo.

Cómo solucionar una SSD que no aparece en la Administración de discos

Cuando una SSD no aparece en la Administración de discos, se requerirá un poco más de trabajo para solucionar el motivo. En este caso, aquí hay algunos métodos adicionales que puedes probar.

Antes de comenzar, si tu SSD aparece en el Administrador de dispositivos pero no en la Administración de discos, verifica si tu SSD es parte de un Espacio de almacenamiento en Windows. Si es así, esto probablemente está impidiendo que aparezca en la Administración de discos.

Método 1:Actualizar los controladores del controlador

Al igual que los controladores de dispositivos, los controladores para tus controladores IDE ATA/ATAPI y de almacenamiento necesitan estar actualizados para que funcionen correctamente. Sin ellos, habrá un fallo en la comunicación entre tu SSD y el resto de tu computadora. Esto es una consideración clave si tu SSD instalada no está apareciendo y se puede solucionar con relativa facilidad.

  1. Haz clic derecho en Inicio y haz clic en Administrador de dispositivos.Abriendo el Administrador de dispositivos en Windows 10.
  2. Expande Controladores de almacenamiento y actualiza los controladores de tu controlador de almacenamiento.Actualizando los controladores del controlador de la computadora.
  3. Para las computadoras de escritorio, también necesitarás actualizar tus controladores del controlador IDE ATA/ATAPI.Actualizando los controladores del controlador IDE ATA/ATAPI.

Método 2:Cambiar la configuración del controlador SATA

Este problema es bastante común con unidades de estado sólido conectadas a puertos que nunca se han utilizado. Si tienes la oportunidad de mirar tu placa madre, lo más probable es que encuentres que los puertos SATA están numerados. Tu computadora no detectará un nuevo SSD si el puerto SATA al que está conectado está deshabilitado en el BIOS, lo que a menudo ocurre si un nuevo SSD no aparece en la Administración de discos. Por lo tanto, si tu segundo SSD no aparece, asegúrate de que el puerto SATA esté habilitado para que la unidad pueda ser leída.

Estos pasos están generalizados, ya que cada fabricante tiene su propio BIOS. Para obtener pasos más precisos, consulta la documentación de tu placa madre para encontrar exactamente a dónde debes ir.

  1. Entra en tu BIOS.
  2. Ve a la sección de Unidades.
  3. Asegúrate de que el puerto SATA apropiado esté habilitado y haz clic en Aplicar.
  4. Guarda los cambios y sal del BIOS.

Método 3: Formatear con unidad arrancable

El Formato de Disco Universal (UDF) es el sistema de archivos utilizado para medios ópticos. Tu disco de instalación de Windows podría estar formateado con él. Sin embargo, podría estar ejecutando una versión de UDF que no es compatible con tu sistema operativo.

Por lo tanto, para solucionar esto, puedes formatear utilizando una unidad arrancable en su lugar. Crea una unidad flash USB arrancable y úsala para iniciar Windows, formatear la SSD y reinstalar una versión nueva del sistema operativo.

Cómo solucionar una SSD que no aparece en la BIOS

Hay momentos en los que tu SSD ni siquiera aparece en la BIOS. Aunque tus opciones son limitadas, aún hay algunas soluciones que puedes intentar. Échales un vistazo a continuación.

Método 1: Cambiar el modo del controlador SATA a IDE

La mayoría de las nuevas placas base estarán preconfiguradas para funcionar en modo AHCI, ya que ofrece el mejor rendimiento y características para dispositivos SSD SATA. Sin embargo, tu SSD puede no aparecer cuando este modo está activo. Para probar esto, puedes cambiar el Modo del Controlador SATA a IDE. Es más antiguo que AHCI pero ofrece una mejor compatibilidad.

  1. Entra en tu BIOS.
  2. Selecciona Serial ATA y presiona Enter.
  3. Configura el Modo del Controlador SATA a IDE.

Método 2: Inspeccionar la SSD

Una SSD que no aparece en la BIOS, incluso en modo IDE, probablemente esté sufriendo de alguna forma de corrupción física. La corrupción física se refiere a daños físicos, incluyendo fallos mecánicos o eléctricos. Comprueba el cable y el puerto en busca de signos de daño. También puedes intentar reemplazar el cable para ver si eso funciona, o conectar la unidad a otro puerto USB/SATA del dispositivo.

Si nada funciona, tu mejor opción es consultar un servicio de recuperación de datos para restaurar tus datos. Se especializan en este tipo de casos y están equipados con el conocimiento y las herramientas para diagnosticar el problema de forma segura y recuperar tus datos.

Conclusión

Descubrir que tu SSD no está siendo detectada por tu computadora es preocupante. Afortunadamente, hay formas de solucionarlo, ya sea que estés intentando hacer que Windows reconozca tu nueva SSD o resolviendo problemas de una SSD que ha estado funcionando bien hasta ahora. Primero, debes realizar una recuperación de datos de SSD si hay datos que deseas conservar. Puedes hacerlo siempre y cuando la SSD esté presente en la Administración de discos y muestre el tamaño correcto.

Una vez que tus datos están seguros, asegúrate de que la SSD esté inicializada. Si está, intenta asignarle una letra de unidad y verifica si hay controladores actualizados. Luego, intenta repararla con CheckDisk o el solucionador de problemas de Hardware y dispositivos integrado. Si todas estas soluciones fallan, formatea la SSD.

En casos en los que la SSD no se muestra en la Administración de discos, asegúrate de que los controladores del controlador de almacenamiento estén actualizados y funcionando. Luego, asegúrate de que el puerto SATA al que te estás conectando esté habilitado en la BIOS. Si la unidad no aparece en la BIOS, intenta cambiar el Modo del Controlador SATA a IDE. Si eso todavía no funciona, considera contactar a un servicio de recuperación de datos.

Avatar photo
Jordan Jamieson-Mane es un redactor de contenidos con un interés apasionado por la tecnología, a menudo produce contenido relacionado con hardware, recuperación de datos y electrónica de consumo. Cuando no está escribiendo, descubre música y trabaja en sus propios sitios web.
Aprobado por
12 años de experiencia en desarrollo de software, administración de bases de datos y reparación de hardware.